Antes de la entrevista, los nervios, lo incierto, las ganas de ser los elegidos…. nos nubla, nos ciega, y no nos deja pensar con claridad.

No sabemos lo que nos espera, no sabemos quién nos espera, que nos preguntará, como nos preguntará, si será uno o varias las personas que nos entrevisten, si durará mucho o poco, que pruebas habrá, y un sinfín de miedos. Esa incertidumbre…que muchos hemos experimentado.

Esa situación nos arrastra, nos bloquea, nos paraliza y dejamos que otros decidan por nosotros, nos dejamos llevar por la situación. Nos distraemos de nuestro verdadero propósito.

Cuando estamos serenos y relajados, dejamos que fluyan nuestras respuestas, somos más ágiles, y rápidos, y pocas veces nos quedamos atascados.  

Antes y durante no debemos dejar huérfanas nuestras capacidades cognitivas, puedes probar con:

  • Duerme la noche anterior. Descansar es necesario para nuestras capacidades cognitivas.
  • Anóta que quieres conseguir en la entrevista, que quieres que conozcan sobre ti.
  • Prepárate preguntas que puedan hacerte, que no te coja de sorpresa. Ten presentes tus competencias y como las puedes transmitir.
  • Ensaya delante de un espejo.
  • Conoce a la empresa que te va a entrevistar: Te aportará seguridad.
  • Visualiza la escena como si estuviera pasando, mírate cómo quieres verte, y observarte!
  • Respira y practica la respiración.
  • En el momento de entrar acuérdate de poner el cuerpo erguido, te aportará confianza.

                                                    ¡Y que no se te olvide SONREÍR!

Consúltenos todo lo que quieras en nuestro canal, preguntas que pueden hacer, como prepararme….

http://www.retate.es/tu-voz-nos-importa-y-mucho/