La selección de personal es clave para las empresas, destina muchas recursos y dinero, sin embargo, en muchas ocasiones no le damos la importancia que tiene. Una buena selección consigue que las personas que entran, sean las que la empresa quiere y el candidato desea.

Como Candidata y como Consultora, aún me sorprende la falta de rigor y método a la hora de acometer un proceso de selección, obviando lo que es necesario…que no es ni más ni menos que conocer a la persona, lo que hay detrás de lo que vemos.

Como explícito en las formaciones no se trata de disparar a todo, y preguntar sin más, sino de hacer las preguntas adecuadas, y escuchar, ver más allá, buscar coincidencia para que no nos traicione nuestro juicio, conocer los sesgos cognitivos y aliarnos con ellos, conocer nuestra inteligencia emocional y conocer la gestión que se hace de ella.

Las habilidades para realizar un proceso hay que cultivarlas, hay que mimarlas y ponerlas en práctica, sin juicio, sin poner límites a los demás, sin querer escuchar lo que queremos y somos, sino lo que necesitamos. En definitiva, conocer el cerebro nos ayuda a seleccionar con excelencia.

Estamos en la era digital, en la que el Employer Brandig, es un hecho, cada nuevo candidato es un embajador, cada nuevo proceso, es una nueva oportunidad para la empresa.

Utilizar y aplicar la neurociencia con Calidad y Excelencia RÉTATE

www.retate.es